Psicobiología de la depresión

Hoy quiero hablaros de qué es lo que pasa en nuestro cuerpo cuando tenemos depresión. Mucha gente piensa que las personas deprimidas están así porque ellos quieren o porque no buscan una solución. Cada persona es un mundo y unos más que otros han nacido predispuestos para la depresión. Toda persona que tenga una depresión que no dude en buscar ayuda profesional (psicólogos), ya que para unos será más fácil salir de ella que para otros.

Os vais a encontrar con palabras muy técnicas y extrañas, por lo que intentaré explicarlas de la mejor manera posible. Si tenéis cualquier duda, estaré encantada de responderos.

Comenzamos el viaje.

Los estados depresivos son el resultado de la interacción de múltiples factores: genéticos, evolutivos, bioquímicos e interpersonales, cuyos efectos convergen en el sistema límbico y originan una alteración funcional reversible de los mecanismos cerebrales de gratificación y refuerzo.

¿Cómo se mantiene la depresión? La respuesta es fácil, un círculo vicioso.

  1. Estrés. Puede acabar agotando los mecanismos de neurotransmisión cerebral.
  2. Déficit de catecolaminas (adrenalina,  noradrenalina, dopamina: asociadas al estrés) y/o serotoninas (inhibición de: ira, agresión, temperatura corporal, humor, sueño, vómito, sexualidad, apetito). Actualmente, el déficit de neurotransmisores es relativamente fácil de corregir. Sin embargo, es necesario complementarlos con frecuencia con otras intervenciones como la psicoterapia, la relajación, la terapia cognitivo-conductal, etc.
  3. Estado depresivo.
  4. Desánimo, indefensión y desesperanza.
  5. Estado de desinterés e inhibición generalizada.
  6. Sentimiento de inferioridad, competitiva y/o aumento del riesgo de situaciones de pérdida, tanto de personas queridas como de oportunidades, refuerzos y gratificaciones.
Círculo vicioso:
Estés – déficit neurotransmisión – depresión – desánimo, desesperanza – desinterés por el medio – pérdida.
La depresión actúa en el sistema endocrino, fundamentalmente en el eje hipotálamo-hipófiso-adrenal, en el eje tiroideo y la hormona del crecimiento.
Eje hipotálamo-hipófiso-adrenal.
  1. Empieza en la hormona hipotalámica liberadora de la corticotropina (hormona polipeptídica, producida por la hipófisis y que estimula a las glándulas suprarrenales).
  2. Estimulación de la producción de la hormona corticotropa hipofisiaria.
  3. Actuación sobre la glándula suprarrenal estimulando la secreción de hormonas glucocorticoides (cortisol, cortisona, corticosterona) o corticoesteroides (regulan la inflamación, el sistema inmunitario, el metabolismo de hidratos de carbono, el catabolismo de proteínas y los que caracterizan la respuesta frente al estrés), la principal de las cuales es cortisol (producida por la glándula suprarrenal, se libera como respuesta al estrés).
  4. En la depresión, al estar reducida la actividad catecolaminérgica, aumenta la actividad de corticotropina y consecuentemente aumenta la secreción de corticotropa hipofisiaria y cortisol.
  5. Anormalidades más importantes de este sistema en la depresión:
  • Excesiva secreción de cortisol, mantenida durante las 24 h del día, con pérdida de las características fluctuantes circadianas.
  • La secreción anormalmente elevado de cortisol perjudica el sueño de manera importante.
La elevación del cortisol puede ser suprimida por la dexametasona, un corticoide sintético de alta potencia.
  • En sujetos normales, la administración nocturna de 2mg de dexametasona en capaz de suprimir la secreción interna de cortisol durante 24-28h.
  • En algunos sujetos depresivos de produce un escape temprano de la supresión, con retorno de la secreción de cortisol antes de las 24h.
NOTA: La dexametasona NO ayuda a eliminar la depresión, solo el cortisol ELEVADO.
Eje tiroideo
*La foto explica el hipotiroidismo.
  1. Se ha observado que los enfermos de hipotiroidismo son propensos a estados depresivos, mientras que los hipertiroideos muestras hiperactividad que puede llegar a semejar estados psicóticos de tipo maníaco.
  2. Es frecuente encontrar en la depresión anomalías sutiles de hormonas tiroideas.
NOTA: Muchos pacientes acuden al psicólogo por tener estos síntomas sin llegar a saber que es una enfermedad clínica endocrina. Para saber si tenéis estas enfermedades de la tiroides solo basta con haceros un análisis de sangre. Estas enfermedades son crónicas y necesitan de pastillas para toda la vida. (Yo soy enferma de hipotiroidismo mientras que mi hermana es enferma de hipertiroidismo).
Hormona del crecimiento
  1. En los pacientes deprimidos se ha detectado una hipersecreción diurna de somatropina (hormona del crecimiento).

 

Anuncios

10 comentarios en “Psicobiología de la depresión

  1. Erika dijo:

    Me encantan estos temas pero es muy complejo!! Muy buen post igualmente, buscaba algo así. Una pregunta, por fin me animé a acudir al psiquiatra tras 10 años de “depresiones” muy fluctuantes, me ha ayudado a aclararme, pero también me ha chocado que en una hora de consulta me dijera que es endógeno/crónico y que no tiene cura, es decir, que tendré que medicarme siempre si no quiero tener recaidas porque mi cerebro ya está dañado y encima tengo demasiados factores genéticos. Yo tenia al cerebro como algo muy plástico, incluido el hipotálamo y la hipófisis. ¿En caso de que funcionen mal o estén “atrofiados” no hay marcha atrás? Yo soy de más Platón y menos prozac, o más omega3 y vitamina B y menos prozac jaja asi que me he quedado un poco chof con esto ¿qué opinas? Muchas gracias!

    Me gusta

    • Annabel Lee dijo:

      Por lo que me cuentas, ¿tuviste depresión en la adolescencia? Si es así, sí que tu cerebro habría cambiado, no soy partidaria de las pastillas (como tú, prefiero a Platón) pero al haber sido modificado tu cerebro, es muy probable que no produzcas la segregación de serotonina que necesitamos para no tener depresión y en eso sí que hay que tomar pastillas, aunque se puede reducir la dosis y aumentar la serotonina. Me has dado una idea para hacer el siguiente post, pondré cómo aumentar naturalmente la serotonina. ¡Esta misma tarde lo tendré!

      Me gusta

      • Erika dijo:

        Un millón de gracias!! Me encanta, imprimiré el post para no olvidarme ni un día de cada unos de los consejos ^^ Efectivamente empecé sobre los 17 años o antes, ahora estoy tomando Cymbalta y me va muy bien (lo único malo es que duermo muchas horas), quiero intentar que me baje la dosis a 30 mg. (e intentar dejarlo antes después) Al principio estaba tomando por mi cuenta hipérico, y me dijo que si era reticente a los medicamentos podía seguir probando con eso un tiempo. Por lo visto es de las pocas medicinas naturales que está comprobada su eficacia (personalmente algo note) y lo único malo que tiene es la interacción con otros medicamentos y que provoca fotosensibilidad. Quizás es lo único que añadiría en tu post como elemento de refuerzo para casos más graves pero que no requieran de medicación. Gracias de nuevo, un saludo!

        Me gusta

      • Annabel Lee dijo:

        Cierto, el hipérico es un potente antidepresivo pero como dices anula otras capacidades de ciertos medicamentos (por lo que si te has fijado en muchos prospectos se prohíbe el hipérico).
        En los casos más graves de depresión habría ya que consultar a un psicólogo, pues cada persona no es que sea un mundo, es que es un universo, pero estos consejos también sirven para los casos graves.
        ¡Un saludo!

        Me gusta

  2. laconanodriza dijo:

    Muy pero que muy interesante el articulo, me ha gustado. La verdad es que es un gran complejo el cuerpo humano y la mezcla de hormonas-sentimientos y viceversa. Aunque la verdad creo que para que la depresión no se convierta en un circulo vicioso es cuestion de que cada cual halle su camino. Taparlo con medicamentos creo que genera una dependencia a los mismos y además de no tener un proceso de aprendizaje de la situación para futuras depresiones.

    No sé, yo lo digo por mi experiencia personal.

    Me gusta

    • Annabel Lee dijo:

      Por supuesto, la depresión es mejor tratarla desde una terapia cognitiva, ya que los medicamentos lo único que hacen es malacostumbrar al cuerpo y a los neurotransmisores. He puesto lo de la dexametasona simplemente por curiosidad, aunque como he recalcado no se usa para la depresión sino para la elevación de cortisol.

      Me gusta

  3. Aitor González dijo:

    Muy buen artículo, pensaba yo que la depresión era un tema psicológico totalmente, aunque claro, la mente esta en el cerebro y por lo tanto…

    Quizas no tiene nada que ver, pero hace poco comencé una dieta, y la doctora me pidió unos análisis “normales” y otros hormonales, por si mi caso de sobrepeso puede tener algo que ver, para repetirlos, porque desde 2009 que no me hacían un análisis. En ciertos ciclos me noto algo bajo de ánimos, casi deprimido, sin ganas absolutamente de casi nada y lo poco que hago lo hago por obligación. Sabiendo esto, ¿si le pregunto a mi doctora, sabría decirme si hay algo de depresión por el análisis? ¿O es una analítica diferente la que hay que hacer?

    Gracias por este artículo, de facil lectura 🙂

    Me gusta

    • Annabel Lee dijo:

      Por lo que me cuentas parece que podrías tener hipotiroidismo, ya que lo que describes es típico del hipotoroidismo: sobrepeso, falta de apetito, estado deprimido… Pregunta a tu doctora si puedes hacerte los análisis de la tiroides, aunque si te han hecho hormonales supongo que habrá pedido del tipo tiroideo, aunque nunca se sabe.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s