Ventajas y desventajas de “hacerse” el fuerte

Más que un post psicológico, es un post personal pero que muchas personas también se pueden sentir identificadas y otras, que a su alrededor tengan un conocido con estas características pueden ayudar, entender y comprender qué siente una persona cuando “es” o “se hace” el fuerte. Siempre necesitamos que nos animen (qué persona no necesita ánimos, apoyos y cariño) pero como “parece” que no lo necesitamos, nos encontramos realmente solos.

Empezamos el viaje.

Primero: ¿por qué digo que “nos hacemos los fuertes”? Porque una persona no es realmente fuerte, solo lo intenta parecer y ahí reside la verdadera fuerza. Partiendo de esta base, cuando un amigo/familiar/pareja te dice “yo puedo con esto” en realidad es “puedo con esto, pero necesitaré que estés ahí”. Las personas fuertes no somos muy duchas a la hora de expresar nuestros sentimientos y no decimos lo que en realidad queremos decir por el simple hecho de que o no sabemos o nos da la impresión de que “molestamos” al interlocutor. Para nosotros, nuestros problemas son nuestros porque no queremos que nadie se preocupe. “Todo está bien” o “estoy bien, de verdad” son frases que solemos decir a menudo, aunque en el fondo la ansiedad nos coma por dentro.

Otra característica de las personas fuertes es que cuando tenemos un problema, solemos estar calladas, en “nuestro mundo” o no tenemos interés de relacionarnos mucho, cosa que para el entorno se traduce a un “está todo el día cabreado”, “no quiere cuentas con nadie” o “si no querías salir, haberte quedado en casa”. Al parecer el entorno no ve más allá, no se para a pensar que tal vez ocurra algo y cree estas afirmaciones que, por supuesto, son falsas. Pero como no necesitamos ayuda, da igual (nota sarcástica).

Las personas que nos hacemos los fuertes solemos ser independientes y, la mayoría de los casos, no hemos tenido unas buenas experiencias sociables. Hemos visto que, antaño, cuando hemos contado nuestros problemas no nos ha servido de mucho (pareja, amigos, familia, etc). Realmente las personas que se hacen los fuertes no han tenido mucha suerte en sus relaciones sociables (puñaladas traperas, amigos por interés, etc), por lo que cometemos el error de encerrarnos en nosotros mismos y no confiar mucho en las personas. “Ya lo solucionaré yo solo” es una frase que nos repetimos mucho y que más que para afirmárnoslo, es para intentar creérnoslo.

Las ventajas de ser/parecer fuerte es que aprendes a separar las cosas importantes de las que no, aunque esto no diga que no las sientas. Sueles ser indiferente, independiente, frío, calculador y observador (para unas personas estos son ventajas y para otras no). Pero realmente todo esto, es una tapadera. Intentas concentrarte y creerte que las cosas no te importan, pero no haces más que darle vueltas. Aunque, claro, tantos años así al final acabas “entrenándote” para que no te importen. Otras ventajas es que, al estar solo para solucionar tus problemas, buscas alternativas y caminos que a la larga, te sirven de mucho. Otra ventaja (también desventaja) es que aprendes a sonreír a pesar de que por dentro estás llorando. Para mí esto es una ventaja en el sentido en el que, cuando te encuentras con la gente, se habla de otro tema que no tiene nada que ver con tu problema, por lo que te olvidas un rato de lo que te ocurre. Te relaciones, te ríes y te evades, aunque solo sean por unos minutos o unas horas.

Las desventajas suelen ser que la gente no te conoce realmente. Aparentas ser una cosa que no es del todo cierta y cuando necesitas ayuda, al no estar acostumbrado a pedirla, te sientes solo. No sabes expresar tus sentimientos, no sabes que, aunque sean pocas personas, puedes contar con ellas. El problema de las personas fuertes es que, muchas veces queremos hablar y manifestar lo que sentimos, pero a la hora de la verdad, las palabras no fluyen. Creemos que vamos a incomodar, molestar a la otra persona o que, no le va a interesar. Y por eso es mejor callar antes de recibir algún (otro) golpe (más). Otra desventaja es que, cuando por fin te atreves a contar algún problema, la mayoría de la gente te dice “bueno, tú puedes con esto, eres fuerte” cosa que, para la próxima vez, se te quitan las ganas de contar tus dificultades porque, ¿para qué? No te ha servido de nada, has pedido ayuda y no te han ayudado “por ser fuerte”. “Apáñatelas tú”. Con el tiempo, la persona fuerte se va ahogando poquito a poquito y si no “suelta” lo que lleva dentro puede estallar con cualquier persona y ésta no saber qué es lo que está ocurriendo.

Poniéndome en la piel de las personas que rodean a la persona, sé que no es fácil atinar con lo que el sujeto quiere o necesita. A veces, al verle ensimismado y no saber qué es lo que le pasa, por más que se lo pregunten, puede resultar frustrante no obtener respuesta ni saber cómo ayudarle. También se puede traducir con que la persona no confía en nosotros y eso nos llena de rabia, pues debería saber que estamos ahí para lo que necesite. Tampoco conocemos sus sentimientos así que no sabemos por qué de repente se enfada o se va o resulta herido por algún comentario, a nuestro parecer, sin malicia. Sé que es difícil pero sabiendo que este tipo de individuos les cuesta exteriorizar sus sentimientos basta con un “puedes contar conmigo siempre” o “cuéntame qué te perturba, yo te escucho” puede dar muy buenos resultados, porque el sujeto necesita revelar lo que lleva en su interior y, aunque no nos diga nada, él/ella sabrá que le entiendes, le respetas y que puede contar con tu apoyo. Todo a su debido tiempo pues a la persona le costará al principio abrirse pero cada vez lo irá haciendo mejor.

A las personas fuertes aconsejaros que no os quedéis solos, apuesto a que tenéis a muchas personas que se preocupan por vosotros y que estarían encantadas de ayudaros. Intentad entrenaros en el aspecto de la expresión y dejad un poco de lado la introversión. Sé que cuesta, pero los resultados suelen ser muy favorables. Recordad que no es fácil adivinar lo que uno piensa o sienta y que lo mejor es el diálogo. Tus problemas son tuyos pero no por ello no debes compartirlos y pedir ayuda u otras soluciones que a ti puede que no se te hayan ocurrido. Contar los problemas no significa que el receptor te los vaya a solucionar, pero puede abrirte caminos que tú no hayas encontrado. Los problemas son de cada uno y hay que solucionarlos individualmente pero dialogar y expresarse te ayudará a resolver los temas pendientes. Si ves que todavía es muy pronto para manifestar lo que sientes, o ves que no te sale, escribir te servirá de gran ayuda. Mientras escribes tus problemas en una hoja de papel vas ordenando tus pensamientos y sentimientos, aprendes a comprenderte mejor y saber decir las cosas claramente. Pero poco a poco, Roma no se construyó en un día.

Espero que a las personas que se hacen las fuertes les haya servido y a las personas que no sepa tratar con ellas, también. Hay que poner todos un pequeño aporte para hacer mejor las comunicaciones y las relaciones sociales. Recordad que una conversación la mantienen dos personas, no una sola y que si los dos ponen de su parte, el diálogo es mucho más fluido y sencillo.

 

P.D= Hay otro tipo de personas que se enorgullecen de ser fuertes pero que le van llorando incluso al panadero. Estas personas no son fuertes ni lo intenta aparentar, simplemente o quieren llamar la atención o no saben describirse a sí mismos. O ambas.

 

 

 

 

Anuncios

6 comentarios en “Ventajas y desventajas de “hacerse” el fuerte

  1. snore silencer dijo:

    Nasal sprays you can make at residence assist to clear nasal passages.
    How you make the spray is boil water add ¼ tablespoon of sea
    salt per cup of water cool and add to a sanitary spray bottle.
    For sinuous congestion one more aid is always to use what’s named a neti pot. A neti pot is really a modest plastic or ceramic container with a spout that you can use to pour saline solution to irrigate the sinuses. Olive oil has been employed to reduce vibrations within the throat that will lead to snoring. By sipping olive oil ahead of bed (2-3 sips) it could support to reduce sounds in the throat.

    Me gusta

  2. Drew Hyäne dijo:

    He hecho muchas veces eso de hacerme la fuerte y la verdad es que uno va acumulando tensiones y creando un vacío interior ya que crees que los demás no podrán entenderte ni apoyarte. Me gusta mucho tu artículo Annabel.

    Me gusta

    • Humberto dijo:

      Pienso que es verdad que, si tienes algún problema, se lo cuentes a alguien con el que tengas confianza para que te ayude, el ser humano está demostrado que “vive en manada” por decirlo de alguna manera la soledad solo te hace sentir peor.
      Está muy bien tu manera de pensar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s