La química del amor

Queridos enamorados y enamoradas, que ahora mismo me dais bastante repelús

new-girl-jess-zooey-quotes-41

os voy a contar un poquito acerca de la química del amor, es decir, qué pasa en nuestro cerebro y en nuestro cuerpo cuando nos enamoramos, por qué nos enamoramos de una persona y no de otra, qué clase de hormonas manejan nuestras acciones (y estupideces), por qué si eres una persona madura y equilibrada cuando te enamoras pareces un payaso… en fin, esa clase de cosas que a todos nos han pasado.

Este tema es bastante extenso y de hecho se está investigando mucho estos últimos años por lo que hay varias teorías e hipótesis que todavía no han sido concluidas. Aún así y como opinión personal, el amor es bastante subjetivo, cada persona lo siente de forma y manera diferente e incluso aunque te hayas enamorado varias veces en tu vida, nunca será de la misma manera ni sentirás lo mismo. Esto hay que dejarlo bien claro, pues hay muchas personas que piensan que el primer amor es el “verdadero” por la manera tan intensa de haberlo vivido. Esto es erróneo. El primero amor se recuerda intenso porque fue la primera vez que nos enamoramos, fue la primera vez de sentirte tan liviano como las nubes y fue la primera vez de muchas cosas. Añadir también que el cerebro nos juega una mala pasada al recordar ciertas experiencias y emociones: las recordamos más drásticas, más vivas, más potente de lo que realmente fueron por no decir que la primera vez que nos enamoramos el cerebro “enloquece” un poco. Siente los mismos síntomas que muestran las personas que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo.

Los estudios demuestran que la primera vez que nos enamoramos, los niveles de serotonina se desploman y los centros de recompensa del cerebro se inundan de dopamina. El efecto es similar al de una droga altamente adictiva. Y no es coña. Aunque estos efectos vuelven cada vez que nos enamoramos, al conocer ya los síntomas (y bastante negativos de nuestra primera experiencia por lo que quizás podamos hablar un poquito de indefensión aprendida (*coña)) podemos controlarlos un poco mejor, aunque no demasiado. Pero ya no es nuevo es algo que conocemos por lo que es más fácil de manejar.

braingraphsci

Las hormonas encargadas del enamoramiento, aparte de la serotonina y la dopamina son la oxitocina y la vasopresina, nos ayudan a dar el paso adelante y parecen ser cruciales para la formación de relaciones a largo plazo. Las parejas que han estado juntos durante varios años muestran una mayor actividad cerebral asociada a estos productos químicos cuando miran fotografías de su pareja.

La lujuria es impulsada por las hormonas sexuales como la testosterona, que puede descentrarnos más de lo normal. Aunque se piense que la testosterona es solo cosa masculina es erróneo, las mujeres también tenemos testosterona, al igual que los hombres tienen una dosis de estrógenos. La testosterona es la hormona del impulso sexual y la agresividad. También los niveles de la hormona del estrés, cortisol, y el producto químico similar a la anfetamina feniletilamina, hace que las emociones aumenten cada vez más.

a11

Otra hormona que también hace su papel es la prolactina, la hormona de la leche. Pero esta hormona es muy curiosa porque no se produce en la mujer (hasta que tenga que dar de mamar, obviamente) sino que se produce en el hombre. El instinto paterno es “activado” por la prolactina y la vasopresina. Aunque esta hormona normalmente aparece cuando hay un compromiso firme en la relación, es decir, unos cuantos años más tarde del enamoramiento.

Los escáneres cerebrales de las personas que están enamoradas coinciden con el dicho “el amor es ciego”. Es completamente cierto. Mientras que las áreas de recompensa de la dopamina están ocupadas en el amor, las regiones relacionadas con las emociones negativas y juicio crítico están completamente apagadas. Curioso, ¿no?

Y, ¿qué pasa en el sexo? ¿Se liberan hormonas?

big-bang-theory-howard-quotes-3

Las relacione sexuales son una bomba de hormonas, neurotransmisores y receptores. Este tema es bastante extenso y hay grandes diferencias entre el hombre y la mujer, por lo que lo comentaré en otro post. En resumidas cuentas las protagonistas son las endorfinas, conocidas como las ‘hormonas de la felicidad‘, aunque no son hormonas, sino opioides (sí, habéis leído bien, OPIOIDES) de secreción interna que suscitan en el cerebro sensaciones tales como éxtasis, anestesia y bienestar. Son las encargadas de disminuir nuestro dolor por tanto la excusa de “hoy no, me duele la cabeza” es errónea. Inventad otra.

No solo las hormonas son las encargadas del amor, también se dan cambios en el cerebro cuando nos enamoramos.

Muchas maneras de comportarse, identificadas por psicólogos y otros especialistas, se deben a grupos de células localizadas en el tallo encefálico. La región más importante de todas es el hipotálamo.

Ubicado por debajo del tálamo y arriba de la hipófisis, el hipotálamo forma parte de las paredes y piso del ventrículo medio en el cerebro. Está constituido por conglomerados de sustancia gris que, además de comunicarse entre sí, se relacionan con zonas distantes del cerebro. El hipotálamo es especial por su íntima y única relación con la sangre y las vísceras. Esto se debe a que ejerce control directo en la hipófisis y muchas de sus células receptoras responden al medio interno y las hormonas circulantes. También tiene conexiones masivas con el sistema límbico, el cual le proporciona información procesada acerca de los estímulos externos y lo capacitan para producir respuestas externas en forma de comportamiento.

La estimulación fisiológica del hipotálamo puede desencadenar muchas respuestas autonómicas:

  • Cambios en la frecuencia cardíaca (el corazón late más rápido -130 pulsaciones por minuto-).
  • Cambios en la presión arterial (la sistólica o máxima se eleva).
  • Hiperglucemia (aumenta la capacidad muscular).
  • Más glóbulos rojos para mejorar el transporte de oxígeno por el torrente sanguíneo (enrojecimiento de la cara).
  • Mayor temperatura corporal con sudoración.
  • Torpeza en ciertos movimientos.
  • Labios resecos.
  • Temblor en las rodillas.
  • Efecto hipnotizador.

Fases del amor. ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?

Hay varias fases conocidas cuando nos enamoramos y formamos una relación de pareja. Leí hace tiempo un artículo del ABC que explica muy bien las fases del enamoramiento gracias a la psicóloga Ciara Molina, que no sé si os suena pero ha escrito un libro bastante genial sobre la inteligencia emocional “Emociones expresadas, emociones superadas” que recomiendo encarecidamente a todos aquellos que disfrutan siendo inteligentes emocionales y a todos aquellos que tienen la capacidad emocional de una cucharilla de té.

robert-pattinson-quotes-14

 «Lo que hace que nos enamoremos de una persona y no de otra se debe principalmente a dos factores, por un lado lo que se conoce con el nombre de la bioquímica del amor y por otro lo derivado del sistema de creencias (pensamiento), necesidades, gustos y experiencias personales que se complementen o asemejen con los nuestros. Es decir, comporta tanto un componente físico como psicológico», aclara. Pero, ¿qué es exactamente la bioquímica del amor? Según Molina, «se trata de todo un conjunto de reacciones emocionales que circulan por nuestro cerebro a través de toda una serie de descargas neuronales (biología) y de una concatenación hormonal (química). La interrelación entre ambos aspectos produce la sensación placentera que conocemos como el amor»

Pero la bioquímica no es la misma en todo el proceso amoroso, y según esta psicóloga, va cambiando a medida que la relación avanza, pudiendo identificar hasta cuatro fases:

1. Enamoramiento.

Es la fase más pasional del proceso, de un año o año y medio de duración, donde lo que predomina es el deseo sexual gracias a la producción y liberación constante de hormonas como la oxitocina o la vasopresina que contribuyen a la pasión. Dicha pasión inicial se caracteriza también por inhibir la serotonina (estabilizadora del humor y la ira entre otras cosas) y desactivar ciertas regiones de la corteza frontal que se encuentran implicadas en los procesos lógicos o de razonamiento, de ahí que tengamos la sensación de que vivimos el amor de una forma mucho más alocada e instintiva en estos primeros momentos.

Por otro lado existen sustancias químicas que captamos a través del olfato, las llamadas feromonas, que son producidas de manera natural para comunicar entre otras cosas el estado anímico y de salud o la disponibilidad o compatibilidad sexual.

2. Amor Romántico.

Desde el punto de vista de la bioquímica del amor es una fase donde la mayor concentración de funciones se encuentran en la zona del cerebro conocida con el nombre de área tegmental ventral de Tsai (ATV) que no es más que un grupo de neuronas implicadas en el sistema de recompensa natural del cerebro, el mismo que actúa en numerosas adicciones, por ello que sintamos en esta etapa como cierta obsesión por la persona amada. Dicha área es importante en la cognición, la motivación, el orgasmo y muchas de las emociones intensas que experimentamos en el amor, entre otras cosas. Esta parte del cerebro se encuentra en el llamado cerebro reptiliano (primitivo), que es el que tiene que ver con la supervivencia: comer, beber, mantener relaciones sexuales y sentir la necesidad de protección. Por lo que convierte al amor romántico como una necesidad casi imposible de evitar.

La principal actividad se encuentra en una serie de células que sintetizan la dopamina, sustancia relacionada con los cambios de humor, la euforia y la motivación por conseguir un objeto concreto, en este caso mantener la relación con la persona amada. ¿Por qué decimos que en cierto modo convertimos a la otra persona en una obsesión? Porque la combinación de norepinefrina y dopamina hacen que enfoquemos la atención sobre esa persona en concreto, y eso ayudado por los bajos niveles de serotonina hace que el pensamiento se vuelva repetitivo, obsesivo en parte.

3. Amor Comprometido.

En esta etapa del amor, empiezan a destacar aspectos más psicológicos del proceso, como la negociación de roles dentro de la pareja, la solución de los primeros conflictos, el aumento del compromiso de lealtad y la exclusividad como pareja. ¿Quiere decir esto que no existe pasión sexual? Sí existe pero deja de ser lo primordial, dejando paso a unas emociones mucho más relajadas, de satisfacción y bienestar, gracias a la segregación de endorfinas y encefalinas. Producen una gran sensación de felicidad lo que hace que la adicción al amor se mantenga.

4. Amor Compañero.

Y por último está el amor compañero, que no se da en todas las parejas, donde la pasión romántica y erótica se ve reducida normalmente por la falta de incentivos y la monotonía dentro de la unión. Al no tener tantas relaciones sexuales los niveles de oxitocina bajan, dando lugar a un amor más sereno, de asentamiento de la pareja, de compañerismo.

A modo resumen, indica esta experta, «podemos decir que el enamoramiento implica el deseo que se tiene sobre la imagen de la persona por la que te sientes atraído/a. Es común que en esta fase no racionalicemos lo que hacemos, nos dejamos llevar y queremos agradar por encima de todo. Cuando llega el amor, sin embargo, desaparece la idealización para dejar paso a descubrir lo que nos gusta y nos llena de la persona con la que compartimos la vida. Podríamos decir que entramos en una etapa de amor profundo y comprometido, en el que ambos miembros de la pareja se complementan, respetan y cuidan mutuamente».

Sistema de creencias

Pero el amor, concluye esta experta, no es sólo bioquímica, «ya que aunque nuestros sentimientos dependen, como acabamos de ver, de la actividad cerebral y la acción química de neurotransmisores y hormonas, existen otros condicionantes que favorecen el enamoramiento de una u otra persona». «Somos seres sociales y como tales nos relacionamos a todos los niveles, también cuando nos enamoramos. El amor es una emoción que se expresa a través de un sentimiento y se canaliza a través de una acción que guarda coherencia con nuestro pensamiento (sistema de creencias). Por lo que tendemos a fijarnos en personas que guarden relación con nuestra manera de ver la vida o nuestros gustos, aquello que nos haga sentir plenos. Una cosa es la reacción instintiva (química) sobre la que no tenemos control, y otra la parte más reflexiva y analítica que identifica si la persona por la que sentimos atracción nos complementa».

¿Os ha quedado un poco claro el tema?

anigif_enhanced-1356-1399591220-14

Ahora que sabéis todo esto no creáis que os libraréis del hijo puta de Cupido, os volveréis a enamorar porque está en nuestros genes (por el tema de que hay que reproducirse y todo eso). Aunque quizás y no mirándolo tanto desde el punto de vista biológico, quizás ya no nos enamoremos por razones reproductivas sino por razones sociales y personales. Pero esto es otro tema y no tiene nada de objetivo.

En el próximo post os explicaré qué nos pasa exactamente cuando mantenemos relaciones sexuales (hablando cerebralmente). También si queréis y para hacerlo más amenos podéis preguntarme dudas o curiosidades acerca del cerebro y lo estudiaré para ponerlo en los próximos post (no es que se me estén acabando las ideas, ejem…).

Lo dicho, a disfrutar, a enamorarse mucho, a que os rompan el corazón poco y no os rebeléis contra el amor. ¡Sentidlo! JUST FEEL IT!

new-girl-schmidt-quotes-35

Bibliografía:

Fundamentos de fisiología de la conducta. Carlson, Neil R.

Fundamentos de psicobiología. Abril Alonso, Agueda Del ; Ambrosio Flores, Emilio ; Blas Calleja, Mª Rosario De ; Caminero Gómez, Ángel A. ; García Lecumberri, Carmen ; Pablo González, Juan Manuel De.

https://antropologiafisicaparaque.wordpress.com/tag/fisiologia-del-amor/

http://www.abc.es/familia-parejas/20150211/abci-feronomas-enamorarse-enamorados-201502051303.html

http://www.quo.es/tecnologia/que-pasa-en-nuestro-cuerpo-al-enamorarnos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s