Querer impresionar

Es algo que me supera y me irrita. Cuando estás en esa etapa tan segura de ti misma, cuando te encanta tu personalidad, cuando te sientes una mujer fuerte y decidida después de haber pasado todos esos palos, después de sufrir y decir: soy más yo que nunca. Te sientes poderosa y completamente feliz, estás pendiente de ti y solo de ti, tranquila, en paz. ¿Novios? NO, GRACIAS.

Y de repente, en esta etapa maravillosa en la que no te falta de nada,  aparece una persona en escena

giphy (1)

(mierda, ¿otra vez? ¡Necesito descansar!) y se te jode todo el invento de la seguridad femenina. Que si a lo mejor deberías arreglarte un poco más, que si a lo mejor no deberías contar tantos chistes, que si a lo mejor deberías de ser menos sarcástica por si le molesta… Que no seas tonta, sal aunque no te apetezca porque así le verás un rato… Intenta parecer más inteligente, más divertida, más misteriosa, más culta. Que no se te note que le vigilas, que no se te note que te molesta que no te preste toda la atención que tú le prestas a él, que no se te noten los nervios ni las ganas de hablarle… ¡Contrólate!

 

giphy (3)

Ya no eres tan tú misma, no vaya ser que no le gustes y te rechace, ya no estás tan segura, ya no estás tranquila ni en paz ni en calma… ¿Se puede saber qué mierdas nos pasa? ¿Por qué tienen que pasar estas cosas cuando estás on fire?

Pues tiene que ver con nuestra biología, ¡preparados otra vez para intentar reproducirnos! El cortejo (el ligoteo en nuestro nuevo idioma) se basa en atraer a la futura pareja sexual, por lo tanto y dado que el tema de enseñar los genitales ha pasado de moda para atraer al futuro padre/madre de nuestros hijos, queremos impresionar a la otra persona para que se fije en nosotros, luego ya con el tiempo que descubra tal y como somos realmente pero primero hay que impresionar. Nuestro cerebro está programado para el coqueteo y es cierto que se vuelve un poco idiota a la hora de intentar atraer a la persona que deseamos porque se desencadenan una serie de hormonas, neurotransmisores y los genes que siempre están ahí dando por saco.

Ezequiel Gleichgerrcht, investigador en neurociencias cognitivas, aclara que el “histeriqueo” (lo que he descrito anteriormente) no es algo exclusivo de los humanos sino que hay muchísimos rituales de cortejo que ocurren en distintas especies animales. “Biológicamente, coquetear sirve para seleccionar parejas que estén dispuestas a invertir más y/o a comprometerse más”, describe. Según el investigador, evolutivamente, el coqueteo ha sido y es ventajoso: “Las parejas que superen la prueba estarán más dispuestas a comprometerse en la interacción”.

Vamos, que lo llevamos en los genes, o sea, que no podemos evitarlo.

Helen Fisher, antropóloga de la Universidad Rutgers es una de las especialistas que más investigaciones realizaron sobre el tema. Ha estudiado cómo en muchas especies el cortejo entre el macho y la hembra no es más que un sistema natural de acercamiento, de test de complementariedad para el apareamiento. “La secuencia del flirteo –la actitud tímida, el ladeo de cabeza, el pecho hacia adelante y la mirada penetrante– es probablemente parte de un repertorio estándar de gestos que, utilizado en ciertos contextos, evolucionó como un código para atraer a la pareja”, escribe en su libro Anatomía del amor.

¿Y qué hacemos para poder ser nosotros mismos con esa persona y dejar de hacer el canelo? Normalizarlo, saber que no pasa nada, es algo normal. Te atrae esa persona, ¿y? No es el fin del mundo, el mundo no se para por eso. Puede que tú también le atraigas o puede que no. Sigue con tu vida sea cual sea la respuesta. Míralo desde el lado positivo, significa que a pesar de todo lo que has sufrido y lo que te han machacado, puedes volver a sentir lo mismo por otra persona. El corazón se vuelve a regenerar. Estás preparada/o otra vez, es una muy buena noticia. No estás roto o por lo menos te has arreglado, aunque sea un poquito. Ya era hora. No tengas miedo. ‘Has pasado página! Intenta ser la mejor versión de ti mismo aunque los neurotransmisores inunden tu cerebro. Si no le gustas tal y como eres no merece el enorme esfuerzo y desgaste emocional que genera una relación, no te sientas rechazada/o, ya te has demostrado que puedes volver a sentir “eso”, aparecerá otra persona que te guste y si no aparece pronto, sigue disfrutando de esa etapa de la que hablábamos antes. Y si le gustas tal y como eres… enhorabuena, puedes empezar otra historia.

giphy (2)

 

 

Bibliografía: http://www.perfil.com/ciencia/Cientificos-reivindican-el-rol-del-coqueteo-para-un-amor-duradero-20140209-0026.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s